Blog

Cómo pasar de la idea al prototipo en un día.

A casi un año de que inició el Gran Confinamiento, nuestros hábitos y responsabilidades  en el trabajo o la escuela se han ajustado en gran parte, a trabajar desde nuestras casas. En otras palabras, el modus operandi de nuestra organización personal y productividad ha estado sujeto a nuestro propio ritmo y en muchos casos, a nuestro ánimo según el día.

Sin las actividades típicas de nuestro tiempo social ni horas estándar determinadas para ciertas actividades como vestirse para el trabajo, transportarse, la hora de la comida con nuestros compañeros etc., nuestros cerebros son menos conscientes de cuándo prepararse para dormir, según señala la Dra. Chandra L. Jackson, que es investigadora en el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental. Incluso precisa que tener menos exposición a la luz natural también elimina los ritmos habituales del sueño.

Ya sea por elección o necesidad, este estilo de vida de trabajar desde casa tiene beneficios gigantes, aunque también un gran reto: nosotros mismos.

¿Cómo establecer un horario rutinario que usemos a nuestro favor y nos automotive sin que esto signifique caer en un aburrido espiral? 

Vamos dejando en claro algo y démosle la prioridad que merece: el sueño y el ejercicio son súper importantes. De hecho, recomiendo personalmente girar nuestro día alrededor de ellos dos y a continuación te diré cómo hacerlo.

Es muy importante darle señales a nuestro cuerpo de cuándo inicia y termina una actividad.

Por esta razón, agendar nuestras responsabilidades y volverlas una rutina, nos va a dar disciplina, y la disciplina nos hará cumplir metas y entonces, nos sentiremos realmente motivados.

Las rutinas no tienen porqué ser aburridas.

Les contaré algo… yo era esa persona -antes y los primeros meses de la pandemia- que prefería no pensar en qué iba a hacer al día siguiente… sencillamente me aterraba. 

Desde luego tenía trabajo y un horario con el que cumplir, pero no me interesaba saber más allá de lo necesario. No tardé mucho en procrastinar. Me empecé a dar cuenta que pasaban y pasaban los días y realmente no avanzaba en ninguna de mis metas. Vivía en un placebo que me hacía creer a mi mismo que era productivo y funcional, aunque no estaba ocurriendo en lo absoluto.

Entonces decidí probar métodos de organización personal y productividad. 

Hay una infinidad de información en internet; videos, artículos, apps, cursos que te venden la idea de que aplicando sus métodos, encontrarás la realización que buscas. Nada más lejos de la realidad. Y no me malinterpreten, hay metodologías que te atienden de forma personalizada y son muy funcionales. Pero hay que rascarle. Es muy probable que no las encuentres inmediatamente.

Entonces decidí tomar mis propias riendas. Aplique una serie de técnicas que recogí en un lado y en otro y las adapté a mis propios hábitos según los objetivos personales que buscaba cumplir.

Muchas de esas técnicas las sigo usando hoy en día, y quiero aclarar que encontrar esa metodología parte de un proceso prueba-error, hasta que te sientas personalmente cómoda (o) con ella.

Hice tres cosas fundamentales que puedes aplicar desde hoy:

  1. Decreté objetivos semanales. ¿Qué voy a lograr y cómo? Entonces de una gran tarea desmenuzaba pequeñas tareas por día para llegar al viernes y cumplirlas.
  2. Fui muy exigente conmigo en limitar mi jornada de trabajo. Es decir, empezar y terminar en una hora específica. De esa manera, me acercaba más a como si estuviera en una oficina. 

Tip: destinar un lugar en tu casa exclusivamente para tus tareas o trabajo le ayuda a tu cuerpo a marcar una diferencia. Si aún sigues laburando desde tu habitación, te recomendaría buscar otro espacio que no sea donde duermes.

  1. Tener actividad física. En tu casa, parque o gimnasio. Sea cual sea tu decisión, ejercitarte le dará a tu cuerpo y tu mente un momento de catarsis y desfogue tremendo. No hay nada peor que ser rutinario en casa sin tomarte un tiempo del día para activarte físicamente. 

¡Ojo! Puedes iniciar con diez minutos de ejercicio y de baja intensidad… eso será suficiente para aumentar la intensidad y el tiempo poco a poco.

Yo defino rutina como establecer un sistema personalizado de horarios. ¿Es difícil? Sí. Pero empezar con los tres objetivos como los que te comparto arriba es un buen inicio para probar que puedes lograrlo.

Y para que esto no se quede en palabras, te comparto una plantilla descargable creada por mi para agendar nuestros horarios diarios. Hagamos un reto de 7 días. Puedes probarla por una semana a partir de mañana. 

¿Nos cuentas qué tal te va? Mándame un mensaje a @betrep_startups en Instagram, que estaré re interesado en conocer tu proceso, y por supuesto, resolver dudas o ayudarte a ser un crack de la organización.

Nos leemos la próxima semana en la segunda parte de este tema.

NO OLVIDES DESCARGAR EL MATERIAL DE APOYO DE ESTE POST, SOLO DEJA TU NOMBRE Y UN E-MAIL Y A DISFRUTAR.

DÉJANOS TUS DATOS, TE CONTACTARÉMOS LO ANTES POSIBLE

close-link
WeCreativez WhatsApp Support
¿Te gustaría cotizar alguno de nuestros servicios?
👋 Hola, ¿cómo te puedo ayudar?